LA REENCARNACIÓN
En qué consiste y qué Leyes la rigen

[ Te sugiero uses el móvil en horizontal ]

Los cuerpos físicos y la materia en general que se expresa en los diferentes lugares y dimensiones del Universo, son la manifestación de los diferentes grados de vibración de la Conciencia de ser de las Almas.

No podremos captar ni comprender debidamente la Reencarnación si no lo hacemos también hacia lo siguiente:

Somos Almas, surgidas como "peculiaridades del Infinito o Absoluto", desarrollando "Estructuras de Conciencia de nuestra propia singularidad".

Expondré una serie de puntos que puedan acercaros a conocer de la Reencarnación, a modo de Preguntas y Respuestas. Lo importante no es leerlos, sino buscar la forma de profundizar en ellos por medio de la comunicación hablada con otras personas interesadas en ello. Compartir ideas es el medio ideal para poder profundizar en ellas y clarificar nuestros propios criterios.

ÍNDICE.- Pulsa sobre estos Link para ir al Tema deseado: 01) ¿Qué se entiende por Reencarnación? /// 02) ¿En qué tipo de Cuerpo y Circunstancias reencarnamos? /// 03) ¿Qué nos aporta el conocimiento de lo reencarnatorio? /// 04) ¿Cómo justificar nuestras diferentes condiciones de vida? /// 05) ¿Por qué no recordamos nuestras vidas anteriores? /// 06) ¿Por qué la Ciencia no acepta la Reencarnación? /// 07) ¿Cómo "recuperamos" nuestra personalidad al nacer? /// 08) ¿Qué papel juega nuestra familia en la vida actual? /// 09) ¿Cómo influye en la vida presente lo que antes fuimos? /// 10) ¿Qué sentido tiene la vida en un cuerpo físico? /// 11) ¿Es "la muerte" algo necesario en "la vida"? /// 12) ¿Hay contradicción entre lo cristiano y lo reencarnatorio? /// 13) ¿Rigen la vida la pugna y vampirismo, o el Amor y Justicia? /// 14) ¿Existe el Libre albedrío, o todo está regido por un Destino?

01) ¿Qué se entiende por Reencarnación?

"Volver a encarnar en un cuerpo físico después de haber muerto"; es decir, volver a nacer e ir desarrollando vidas sucesivas. Vidas que irán significando el "hilo continuo" del proceso de cada Ser, análogo a lo que en una vida vienen a ser los sucesivos días con sus "noches" de por medio.

Entre cada vida en el cuerpo, el Alma o elemento inmortal de cada Ser, desarrolla otros modos de vivencia en dimensiones diferentes. Esas épocas de transición entre vida y vida en el cuerpo son análogas a lo que en una vida serían las noches entre cada día y día, situaciones especiales de la Consciencia donde poder metabolizar y complementar las vivencias experimentadas en este plano de la materia regido por la finitud o limitación del tiempo y del espacio. [Ir al Índice]

02) ¿En qué tipo de Cuerpo y Circunstancias reencarnamos?

Todas las vidas se expresan como un hilo continuo, con cambios muy sutiles o pequeños, pero que nuestra conciencia física puede apreciar como algo a saltos grandes y desconectados, porque falla en ella la memoria completa y la comprensión de todos sus procesos.

Todo está sujeto a unas Leyes o Principios que rigen el proceso de crecimiento de las Almas, y muestran cómo de lo que se trata es de ir creciendo en la conciencia de los dos Pilares que sustentan la esencia de la Vida, que son el Amor y la Sabiduría.

Nuestro cuerpo es prácticamente idéntico al anterior y seguirá definiendo los caracteres de nuestra personalidad.

Y nuestras circunstancias serán aquellas que nuestro propio proceso personal vaya generando y precisando para seguir la evolución marcada en su interior.

Cada reencarnación es como un nuevo día, una nueva oportunidad para seguir percibiendo y alcanzar a saber qué debo hacer para lograr que me envuelva lo que voy considerando como lo óptimo a esperar de la Vida.

Por esta razón pasamos por situaciones de poder, de vanidad, de egoísmo, etc., hasta conocer que desde el saber ser Amor nos conduce a la Sabiduría y, con ambos, a cotas de intensidad de vida cada vez de más amplia y perdurable felicidad. [Ir al Índice]

03) ¿Qué nos aporta el conocimiento de lo reencarnatorio?

El conocimiento que he alcanzado a desarrollar sobre la Reencarnación es que la Vida es Eterna y que vamos siendo el resultado de lo que alcanzamos a ser en ese Amor y Sabiduría que tenemos que ir desarrollando hacia dentro y hacia fuera de nosotros, hacia lo que se muestra como lo que somos y lo que nos aparece como lo que nos rodea.

E igualmente, que nada es producto de "la mala o buena suerte" ni de "la casualidad", ni incluso de "la voluntad ajena" en sí, sino que todo es movido por lo que vamos generando en el núcleo de nuestro Ser con las actitudes a las que damos vida en cada momento y situación de nuestra vida.

Y que Somos Creatividad constante, como nuestra propia Esencia, aunque aún sin la conciencia de serlo en la intensidad y planos donde realmente ocurre. Y es así como nos afanamos por "construir" en lo material fuera de nosotros, fuera de nuestra propia personalidad, sin darnos cuenta de que todo ello no trata más que hablarnos de lo que somos por dentro, de cuyo conocimiento huimos sumergiéndonos en la propia cosa material creada.

Somos creadores del mundo que percibimos, del mundo que nos envuelve, de la personalidad que somos, de los aspectos físicos con los que nos mostramos, de las cualidades fisiológicas que dan lugar a los funcionalismos orgánicos de donde surgen nuestras cualidades humanas, ... aunque nos empeñamos en situar su origen en lo casuístico, etc., para así desresponsabilizarnos de todo cuanto nos ocurre y seguir afanados en nutrir nuestra vida de incoherencias con la condición "humana" que venimos a desarrollar más allá de la mera supervivencia o vida sustentada en el abastecimiento de las inercias sensoriales del cuerpo. [Ir al Índice]

04) ¿Cómo justificar nuestras diferentes condiciones de vida?

Esta Vida es sólo oportunidad para "crecer". La Vida sólo es "oportunidad para crecer en Amor y en Sabiduría". Todo lo demás son los frutos de aquello a lo que hemos ido dando lugar con nuestros procederes anteriores. Procederes basados en lo que la imaginación ha ido creando para justificar la amplia gama de modos de ser en los que nos empeñamos.

Todos los sufrimientos que consideramos o creemos apreciar en nuestra vida y en la de los demás, son producto de la permanencia en situaciones que deben ser dejadas o trascendidas, utilizados por la Sabiduría de la Vida para ese plan de Aprendizaje en el que todos estamos inmersos. [Ir al Índice]

05) ¿Por qué no recordamos nuestras vidas anteriores?

La Memoria es sólo un peldaño evolutivo inicial. La Memoria es una cualidad cerebral contraria al proceso de crecimiento de los seres. Se desarrolla en base a la falta de comprensión de cada cosa que observamos o que nos ocurre.

Utilizada en recordar vidas pasadas, condicionaría mucho la libertad emocional de la persona, y dificultaría mucho la necesidad de romper las inercias de actitudes y comportamientos que hemos ido creando en vidas anteriores.

La Memoria existe por ser necesaria en los primeros brotes del desarrollo cerebral, hasta que sea sustituida por la comprensión de las situaciones vivenciadas y del sentido de las sensaciones que recibamos.

Lo "comprendido" pasa a un nivel de intervención automática. Lo "memorizado" requiere del esfuerzo de la voluntad, y viene a significar "una carga" en la estructura del individuo, pues requiere de soportes energéticos de densidad donde almacenarse. [Ir al Índice]

06) ¿Por qué la Ciencia no acepta la Reencarnación?

La Mente tiene diversos niveles de percepción. Todos los procesos de la vida pueden ser justificados desde una gran diversidad de puntos de vista, según la cualidad mental que cada individuo haya desarrollado.

Cada uno de estos puntos de vista está fundamentado por una de las diferentes áreas cerebrales que intervienen en la formación de cada criterio, que a su vez trabajan en diferente longitud de onda cerebral o vibración intelectiva.

Trabajar la comprensión de los conceptos reencarnatorios requiere ser capaz de situarse mentalmente en otra frecuencia de percepción, más cercana a las áreas extrasensoriales propias de la abstracción cognitiva, diferente de la que se usa en los trabajos científicos.

La percepción extrasensorial no puede transmitirse con hechos probatorios realizados a voluntad como los que manipulan los factores materiales con base en lo meramente sensorial; hechos probatorios con posibilidades de repetición que se conciben necesarios para que algo pueda entrar en terreno "científico".

Dichas percepciones extrasensoriales, generalmente fuera del alcance de un cerebro que se mueve por los ámbitos de la Física, contradicen algunos postulados de lo que se concibe como realidades vitales del proceso humano y sobre los que los estamentos gubernamentales construyen sus modos de intervención, por lo que fácilmente se comprende no puedan ser aceptados, del mismo modo que a la propia Medicina (ciencia médica ortodoxa) le cuesta aceptar sobre la realidad transpersonal de los Cuerpos y el origen intrínseco personal de todas las afecciones orgánicas, en cuyo terreno sí tengo bastante experiencia. [Ir al Índice]

07) ¿Cómo "recuperamos" nuestra personalidad al nacer?

Cada Alma tiene su propia genética personal. Volver a nacer significa "volver a iniciar la recuperación de la personalidad humana que caracteriza a nuestro ser personal", para que una vez alcanzada dicha recuperación, podamos conducirla hacia los nuevos objetivos que precisamos experimentar o desarrollar.

Al ser nuestro Cuerpo "la concreción material de los valores alcanzados por nuestra Mente", expresada en las formas corporales orgánicas que corresponden a cada personalidad, seremos prácticamente igual en lo físico a como fuimos en la vida anterior, con las variantes que se correspondan con los cambios que hayamos podido experimentar en nuestra mente en base a lo vivido en esa otra existencia.

Será corriente incluso hasta el pasar por análogos procesos de enfermedad y de circunstancias específicas anatómicas que caractericen a nuestra personalidad, pues "el cuerpo ha de adecuarse plenamente a los valores mentales de la personalidad que venimos a expresar" en esta nueva vida.

En una y otra vida somos el mismo Ser prosiguiendo su desarrollo, y como una misma personalidad se expresa en el cuerpo que genera sus modos, pues siempre resultará muy fácil identificar a aquel en vidas cercanas sucesivas.

En la vida presente, de un día a otra no cambiamos de aspecto, aunque lo pudiéramos hacer en un tiempo más distante, pero siempre los rasgos más característicos se mantendrían. No obstante, mi experiencia en el análisis de la fisonomía para saber de la condición interna de una persona, me ha hecho ver que cuando cambiamos de una actitud mental a otra, lo cual puede ocurrir en breves segundos, los cambios que se perciben en el rostro pueden llegar a ser muy notables, donde las tonalidades de la piel, la tersura de ésta y los aspectos de volumen de las diversas áreas del rostro adquieren significativas diferencias.

El proceso de recuperación de la personalidad base del individuo dura en torno a los 27 años (ciclo astrológico lunar), a partir del cual el sujeto puede ir ya expresando la resultante global de sus inercias internas, ya recuperadas del todo y a las que habrá podido añadir algunos de los factores resultantes de sus experiencias durante esos años indicados. [Ir al Índice]


08) ¿Qué papel juega nuestra familia en la vida actual?

"Ningún valor humano es propiedad individual". Todos los miembro de una familia colaboran en las posibilidades de ser que cada uno de ellos trae como inercia de vida en la personalidad que viene a expresar. Esto es posible gracias a lo que vengo a llamar "trasvases" de energías, valores o modos de ser.

Cuando ingresamos en una familia al nacer (y ya desde el inicio de la concepción), los valores que atraemos como individuo humano pasan a formar parte del colectivo familiar. [Algo análogo ocurre cuando posteriormente constituimos una familia]

Cada miembro del colectivo irá acaparando para sí lo que le es más propio a lo cultivado en sí, es decir, que cada persona va dando vida en ella a las energías psíquicas o valores humanos más afines a la condición de ser que ha ido cultivando en sus sucesivas vidas.

Con nuestro ingreso adquirimos la posibilidad de alimentar en nosotros aquellos valores que desestiman en ellos los demás miembros del colectivo familiar (por las inercias de sus modos de ser), de donde nos surge la posibilidad de destacar humanamente en un valor o condición de ser (aquel que los demás no desean o no saben cultivar y que nosotros acaparamos). Pero también podemos llegar a acaparar en nosotros valores que precisarían los demás para poder poner acierto y más armonía en sus vidas. Esto último ocurriría en los miembros que no tienen cultivado en sí esos concretos valores, pero que al ser inherentes a su condición humana, los canalizaron hacia el colectivo familiar, procedentes de la atmósfera psíquica humana terrestre.

Por tanto, "lo que podemos llegar a expresar" como cualidad personal, se deberá a nuestra inercia cultivada; pero "la capacidad de llevarlo a efecto" nos la otorgan aquellos que no usan para sí de esos valores que el Colectivo atrae hacia su núcleo. [Ir al Índice]

09) ¿Cómo influye en la vida presente lo que antes fuimos?

El hoy lo construimos con lo que ayer hicimos. Con nuestro presente construimos nuestro mañana, tanto en nuestro cuerpo, como en nuestra psique, y así mismo también en cada una de las circunstancias que rodearán a cada instante de nuestra vida futura.

Así pues, con nuestro hoy, nos constituimos en los arquitectos de nuestro mañana. Un "mañana" no circunscrito necesariamente dentro del tiempo de una vida encarnada.

Los procesos del Alma están más allá del tiempo terreno, y es así que lo que vamos generando se irá presentando cuando vaya tomando sentido en el contexto general de las experiencias del alma.

No cabe, pues, culpar a la casualidad lo que nos deparará el Destino, tanto si contemplamos lo que ocurre en la salud de nuestro cuerpo, como en nuestra condición familiar, como en nuestra vida laboral, económica o social.

Nuestras circunstancias personales y externas son "los aspectos de nuestras inercias internas que buscan el terreno propicio para manifestarse", a fin de que vayamos tomando conciencia de lo que en ellos existe, con lo cual, pasaremos a experimentar lo que en nosotros está en la posibilidad de generar. [Ir al Índice]

10) ¿Qué sentido tiene la vida en un cuerpo físico?

El Cuerpo es la herramienta de evolución de la Conciencia de Peculiaridad o Individualidad. El Cuerpo físico permite al alma tomar conciencia de su evolución alcanzada, al mismo tiempo que le permite avanzar en la misma.

Esto se consigue con el sometimiento a las leyes de la finitud en lo temporal y en lo espacial, coordenadas esenciales para generar la estructura organizada de la mente y alcanzar su autocomprensión.

En ese proceso, el Alma se auto limita en sus posibilidades de expresión de su amplio potencial, adquiriendo la capacidad de "uni-direccionalidad" para ir desarrollando cualidades específicas, que desde lo puramente Mental se desvanecen y entremezclan.

En la Mente todo puede ser capaz a un mismo tiempo o casi en un mismo instante, pero la materialización de la idea requiere esas coordenadas de tiempo y de espacio. Con ellas lo mental se condiciona a pautas encadenadas (enlazadas) y se hace posible la insistencia de la acción para que las inercias de la personalidad (dispersas por la mente) vayan pudiendo ser reconsideradas y reconducidas.

En esas reconsideraciones reiteradas está la posibilidad de transformación de la inercia mental, es decir, del instinto de la personalidad que viene a seguir evolucionando. [Ir al Índice]

11) ¿Es "la muerte" algo necesario en "la vida"?

La Muerte es sólo la desconexión profunda de la Conciencia que rige en el espacio-tiempo. En la contemplación de los efectos de la sucesión de los días y las noches en la vida de una persona, obtenemos la comprensión de la necesidad de la sucesión de muertes y renacimientos.

En los días, nuestra Conciencia "experimenta". En las noches, "metaboliza esas experiencias" y las incorpora a nuestro instinto o tendencia natural. Mas para que este metabolismo sea correcto y eficiente, precisa de la desconexión plena de la conciencia física cada cierto "periodo de experiencias".

Así pues, para aprovechar lo ingerido a lo largo de toda una vida, en lo que el cuerpo ha sido sólo la herramienta válida para tal ingestión de experiencia de ser, se necesita desconectarnos "plenamente" de cada estructura física que intervino en esos desarrollos concienciales, y éstas la forman todas y cada una de las células que constituyen el cuerpo, al cual hemos de abandonar totalmente.

Al igual que son necesarias las noches para poder desconectarnos de la tarea cotidiana y retomarla con nuevas fuerzas y posible nuevo enfoque al día siguiente, de igual manera ocurre con nuestra aplicación en el periodo al que llamamos "una vida" (encarnada). Proseguirlas ininterrumpidamente podemos imaginar a qué conduciría. Pretender que el cuerpo se mantenga eternamente "presente" es sólo el fruto de la incomprensión de la esencia y función del mismo, y supeditar la "existencia" a la simple presencia física material.

Nuestro modo de ser, generará posteriormente el cuerpo que caracteriza a nuestra personalidad, valiéndose de la genética progenitora oportuna y de la conveniente y oportuna influencia en la madre gestante para que ésta opere en sus hábitos los cambios de todo aquello que requiera una adecuación para la personalidad que está gestando en su vientre. [Ir al Índice]

12) ¿Hay contradicción entre lo cristiano y lo reencarnatorio?

Desde lo reencarnatorio, lo espiritual alcanza a ser "comprensible". Entender los Principios que rigen la Reencarnación posibilita comprender de mejor manera las enseñanzas de Cristo e incorporarlas en nuestras vidas; no obstante, no todo el que cree en la Reencarnación acepta a Jesús en el sentido que lo acepta un cristiano.

En los textos religiosos podemos encontrar expresiones en las que basarnos para apoyar el criterio reencarnatorio. Y también los hallaremos para desmentirlo. Todo va a depender de la óptica desde la que los interpretemos y la intencionalidad que llevemos al leerlos. Las palabras en sí tienen carácter neutro, siendo la actitud lectora la que le otorga interpretaciones diferentes, validaciones o negaciones.

Así pues, no es de extrañar la polémica que sobre esta cuestión suele aparecer. No es mi intención entrar en polémicas, sino aportar mi experiencia a aquellos que busquen un mejor entendimiento del proceso evolutivo de las almas. [Ir al Índice]

13) ¿Rigen la vida la pugna y vampirismo, o el Amor y Justicia?

El Compartirnos o "dar de lo que Somos" es el acto de la Vida. La vida se desarrolla en el acto del Compartirnos, pero el aferramiento que ejercemos hacia personas, cosas y situaciones, fruto del egoísmo que genera la ignorancia de nuestros propios valores y realidad viviente, nos lleva a sufrir el sentimiento de los efectos de la depredación y el vampirismo.

La Justicia y el Amor son la única realidad viviente y alimentadora de todos los procesos de la vida. Todo cuanto ocurre tiene sentido en el proceso evolutivo personal de cada alma y, al mismo tiempo, en el colectivo del que forma parte.

El caos y el desamor sólo son fruto de la contemplación parcial de la realidad viviente, que se aprecia entonces como desarmónica e injusta.

La supervivencia del cuerpo no es el objetivo de la vida, pues éste no es más que un medio o herramienta (estructurada orgánicamente) para posibilitar la toma de conciencia de la realidad del alma que se expresa a través de aquel.

Estamos acostumbrados a enjuiciar la vida en lo que ocurre a los cuerpos y circunstancias de éstos, y en todo caso a las posibilidades emocionales (sufrimientos o alegrías) que dimanan de aquellas. Mas debiéramos analizarla en función de lo que incide en el proceso en sí del alma y no de su condición carnal, temporal y caduca. Será de esta manera como percibamos que todo está regido por lo que cada cual precisa para definir la personalidad por la que está optando, y para forzar actitudes que contradigan las determinaciones o proyectos de su propia alma hacia sí misma.

"Dar de lo que Somos", como Ley de vida, nada tiene que ver con lo que tendemos a hacer, el "dar de lo que tenemos". Con esto último no enriquecemos la Vida; sólo estaremos cambiando las cosas de lugar. Y es así como percibimos que la Vida (los demás o las circunstancias de fuera) nos "quita". Se trata de "dar de lo que Soy", de lo que me caracteriza, de lo que en definitiva pienso que es propio (propiedad) de mi personalidad.

En todo hay un magnetismo energético (las cosas, personas y circunstancias son parcelas específicas de energía) que mueve las situaciones y circunstancias personales y colectivas, y que fuerza los sucesos que deben generarse para lo que llamamos evolución de la conciencia. Como suele operar desde los niveles del subconsciente, sin la intervención de la conciencia que nos posibilite su comprensión (porque no nos afanamos en cultivarla), achacamos sus efectos a causas ajenas injustas con apelativos de agresión, violación, vampirismo,... ¡injusticia! [Ir al Índice]

14) ¿Existe el Libre albedrío, o todo está regido por un Destino?

Nuestro Libre Albedrío actúa desde dos niveles de Conciencia. Lo que de nosotros decide y organiza los procesos por los que vamos a ir viviendo es algo mucho más grande que lo que percibimos que somos, y no actúa desde el nivel usual de conciencia en el que estamos mientras permanecemos encarnados.

Las cosas físicas pueden verse como una programación del Destino, pero la realidad no es la cosa física por ocurrir, sino el cómo afecta a cada cual lo que está previsto que acontezca en cada instante, que nos afectará según hayan sido nuestras actitudes hasta ese momento. Es decir, que no será lo que afecte a lo externo (en lo que solemos fijarnos), sino en el impacto que debe ejercer en la estructura de la personalidad, no perecedera como su cuerpo físico y sus circunstancias.

El Libre Albedrío de nuestra Conciencia física sí interviene en las "actitudes de vida" por las que optemos, y de ahí la responsabilidad encarnada sobre "cómo vamos viviendo" cada acontecimiento y circunstancia que nos llega o nos envuelve.

En el nivel de la Conciencia interna del Alma es donde se vinculan los procesos de lo Individual y lo Colectivo. Uno sin el otro no tienen posibilidad de ser.

Pero hay otra cuestión muy importante a considerar a la hora de enjuiciar la existencia o no de "libertad", y es que no solemos saber de las propias contradicciones que existen en nuestro interior y que dificultan muchas de nuestras pretensiones, culpándole a voluntades ajenas y no a nuestro propio "global" albedrío el resultado de las mismas. El apartado que sigue a éste desarrolla lo que es la estructura múltiple de la personalidad humana. [Ir al Índice]


Si quieres leer más al respecto, visita la web:
Reencarnación


 

[subir]